Semana 4

¡Bienvenida a la semana 4 de tu embarazo! Queremos contarte que estás en una semana crucial, pues ahora, podrás confirmar con total seguridad que estás esperando un bebé.

 

Quizá ya empezaste a sentir algunas náuseas, te sientes un poco más cansada y tu olfato se siente muy sensible, aquí el embrión ya mide 0.5 mm teniendo un tamaño de una semilla de amapola y crecerá posiblemente un milímetro diario.

 

Ahora tu bebé es vulnerable a que pequeños acontecimientos afecten su desarrollo, pero ¡buena energía! No pasará nada con los cuidados adecuados, incluso puedes aprender más de lo que puedes y no hacer con los libros de maternidad más recomendados del momento. De igual forma, en esta semana la prueba de embarazo casera no arrojará dudas… o al menos no, en un 98%.

 

 Así que, si ya estás segura de tu embarazo, pide tu primera cita de control prenatal para que así obtengas la información más precisa de tu embarazo, te enviarán muchos exámenes de sangre y ecográficos para asegurarte que tú y tu bebé estén bien en los próximos meses. 

Leer más: ¿Qué exámenes debo hacerme en embarazo?
 

Cuidados en la semana 4 

Si aún no estás tomando tus vitaminas prenatales es momento de empezar. Tu suplemento diario debe tener 400 mcg de ácido fólico y no te vendría nada mal iniciar a hacer ejercicios sencillos que te mantengan activa y saludable en las siguientes semanas. ¿Por qué? Hacer ejercicio te dará energías, fuerza y resistencia. 

 

 

Además, reducirá las probabilidades de tener complicaciones en el embarazo y parto. Mira aquí los ejercicios que puedes hacer esta semana.

 

También empieza a cuidar tu alimentación, sabemos que los antojos son difíciles de evitar y más ahora, que subir unos kilitos de más es una muestra del amor que llevas dentro. 

Pero, podrías transformarlos a unos platos un poco más saludables, teniendo en cuenta que todos los nutrientes que consumas serán trasladados a tu bebé en todo momento.

 

Nuestro consejo es que llenes tus días de verduras, frutas, granos, proteínas y grasas buenas tales como: aguacates, huevos, tocineta, frutos secos, coco… Y evita (al menos frecuentemente) los azúcares refinados, los fritos en abundante grasa vegetal… 

Recuerda que fumar o tomar alcohol puede afectar el desarrollo cerebral de tu bebé. 

 

Tata Gómez • Mamá bloguera

Historias bonitas y chiquitas de una Mamá imperfecta y feliz ♥️

@nomassopamama

4

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados